• 0

Ejercicios de fortalecimiento tras Esguince de Rodilla

La rodilla es una articulación que suele dar muchos problemas a la población, ya que pueden ocurrir diferentes lesiones en la misma, en este post vamos a describir las posibles patologías de la rodilla, centrándonos principalmente en la lesión de los ligamentos laterales, conocida comúnmente como esguince de rodilla.

Para poder hablar de las patologías de esta articulación es necesario conocerla previamente, para ello adjuntamos una imagen en la que se pueden observar las diferentes estructuras que la forman:

IMAGEN 1

Algunas de las patologías que se pueden producir en la rodilla son:

  • ARTROSIS DE RODILLA: Más común en personas mayores, se produce por una degeneración del cartílago (tejido que recubre los extremos de los huesos, evitando el rozamiento de un hueso con otro), por lo que fémur y tibia (los huesos que forman esta articulación) se aproximan, llegando a estar en contacto cuando la patología está avanzada. (Imagen 2)

IMAGEN 2

 

  • CONDROMALACIA ROTULIANA: Se produce, de nuevo, por desgaste de cartílago, pero en esta ocasión es el que se encuentra en la rótula, produciendo una fricción de este hueso con el fémur.

 

IMAGEN 3

 

  • ROTURA DE LIGAMENTO CRUZADO (ANTERIOR O POSTERIOR): En estos ligamentos es más común que se produzca lesión del ligamento cruzado anterior (LCA). Esta patología se suele producir por un traumatismo directo en la rodilla o por un giro excesivo de esta articulación con el pie apoyado en el suelo.

 

IMAGEN 4

 

  • ESGUINCE DE RODILLA: Esta lesión puede producirse en el ligamento lateral externo o ligamento lateral interno (ver imagen 1 para situar). Es una lesión que no suele ser demasiado habitual en la población, pero, sobre todo en deportistas, es una patología que puede ocurrir más fácilmente. Al igual que la lesión del ligamento cruzado, suele estar producida por un traumatismo directo o por un movimiento de rodilla, en esta ocasión el movimiento sería en valgo o varo (llevando la rodilla excesivamente hacia interno o externo), lo que provocaría un daño en el ligamento lateral.

En esta lesión ligamentosa, al igual que en el tobillo (el más habitual y conocido), se clasifica según el grado de gravedad:

  • Esguince grado I: Cuando se rompen alrededor del 25% de las fibras ligamentosas.
  • Esguince grado II: Cuando se rompen alrededor del 50% de las fibras.
  • Esguince grado III: Cuando se produce una rotura completa del ligamento (siguiente foto).

IMAGEN 5

 

En el caso de esguince de grado III, en el que hay separación de los dos extremos del ligamento, requiere intervención quirúrgica para volver a unir ambos puntos. En caso de esguince de grado I y II, el tratamiento principal está basado en FISIOTERAPIA, principalmente con terapia manual, con el objetivo de fortalecer dicho ligamento y disminuir el dolor.

Tras el tratamiento de terapia manual, la articulación requiere un fortalecimiento de la musculatura que la rodea, con el fin de lograr la recuperación total y así evitar recaídas, algo muy importante cuando hablamos de lesión ligamentosa, ya que si no se consigue fortalecer lo necesario, será muy probable que esta lesión vuelva a producirse.

Para lograr este fortalecimiento es importante realizar una serie de ejercicios, siempre supervisados por un profesional de la salud, algunos de estos ejercicios son los siguientes:

  1. Apoyo en pierna lesionada y movimientos de desequilibrio con la otra pierna

IMG_2739

IMG_2740

  1. Balanceos hacia delante y atrás, con la pierna lesionada apoyada

IMG_2742

IMG_2743

  1. Desde esta posición lanzamos un balón a la pared y lo cogemos varias veces

 

  1. Apoyados en la pierna lesionada, tocamos con el pie contrario diferentes puntos en el suelo

IMG_2764

IMG_2762

IMG_2761

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  1. Realizamos equilibrio con la pierna lesionada apoyada sobre una superficie inestable

IMG_2765

IMG_2766


Deja un comentario