• 0

En Verano también se ENTRENA.

Hay varias pautas que debemos seguir a la hora de salir a entrenar fuera de casa o del gimnasio. Es importante cuidarse con las altas temperaturas que tenemos en estas fechas para no tener ningún susto. A continuación exponemos varios consejos importantes a tener en cuenta, sin darle menos importancia a ninguno de ellos:

13585085_580920105402255_7397978920078049640_o

  • La hora de entrenamiento, es muy importante salir en las horas que la temperatura sea más baja y el sol no esté en todo su esplendor. Preferiblemente saldremos a entrenar por la mañana bien temprano o por la tarde-noche.

 

  • Hidratación, hay que tener en cuenta que a veces aunque no tengamos sed tendremos que beber para hidratar nuestro cuerpo, aunque sean pequeños sorbos. Beberemos antes, durante y después de la actividad física.

 

  • Las prendas de ropa que utilizaremos serán transpirables y ligeras, a la vez que de colores claros, nada de abrigarse mucho. La idea de “si me abrigo y sudo mucho pierdo más” hace tiempo que quedó como mito del pasado, lo único que pierdes es líquido el cual recuperas después, con esta idea y las altas temperaturas sólo nos puede dar un golpe de calor. Si salimos y ya hay un poco de sol es bueno llevar gorra y gafas de sol.

  • Protección solar, no sólo es importante cuidar nuestra piel en verano, durante todo el año debemos protegernos del sol las partes que tengamos expuestas el tiempo que vamos a estar entrenando al aire libre.IMG-20160630-WA0002

 

  • A veces es difícil encontrar sombra cuando salimos a correr, montar en bici… pero si tenemos dos circuitos a elegir y uno sabemos que de vez en cuando hay alguna sombra debemos ir por ese.

 

  • Estiramientos, no les damos la suficiente importancia. Pensamos que estirar es otra parte que no tiene nada que ver con el entreno, lo que no sabemos es que un buen entrenamiento acaba con 10-15’ de estiramientos. Es importante para evitar lesiones y notar menos molestias los días posteriores a la actividad física.

 

  • Escucha tu cuerpo. Hay que escuchar lo que nos dice en cada momento. Cada sensación cuenta para evitar mareos, fatigas, dolores, lesiones. No es cuestión de obsesionarse sino de conocer nuestro cuerpo y no ponerlo al límite.

 

Aunque sean obvios y sepamos ya muchos de estos puntos a seguir, no debemos pasar por alto ninguno.

¡Disfruta del deporte cuidando tu salud!

 

Patricia Moreno Lucena.

Licenciada en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte.


Deja un comentario